Saltar al contenido

Frases para mamá

Madre solo hay una, y nada puede reemplazarla. Desde nuestro nacimiento, o antes del ya nos estuvo cuidando en su vientre. Por ello hay que agradecerle con lindos gestos, o mensajes que puedan alegrarle el día. Dicho esto, y para que la hagas feliz, te hemos preparado la lista más grandiosa lista de mensajes y frases para mamá. ¡No te quedes sin leerlos! Son todos muy bonitos.

Frases para mamá cortas

Mensajes para mamá-opt

  • Madrecita de mi vida, madrecita de mi corazón, sé que tu me amas, y yo te amo un montón. Hoy te escribo este mensaje, porque así lo he querido, y es que todos los días eres mí ser más querido.
  • Madre, no tengo palabras para agradecerte todo, solo sé que estás siempre ahí para mí, y eso te lo deberé de por vida. Te amo.
  • Mi madre es la mejor del mundo, nadie podrá negarlo: es bondadosa, linda y cocina riquísimo. Te quiero mucho.
  • Madrecita, me quedaría contigo para siempre si pudiera. Espero que pronto nos veamos, te amo.
  • Madre de mi alma, mi madre consentida, hoy te dedico este mensaje, para que sonrías. ¡Te quiero!
  • Estoy pensando en ti todos los días madre, y quiero que este mensaje contribuya un poquito para tu felicidad. ¡Pronto nos veremos! Te adoro.
  • Mamá, espero que estés bien, y que tengas siempre en la mente que te amo como a nadie, y eres mi mundo.
  • Si tú supieras, madre, cuanto te quiero, seguramente sonreirías todo el día ¡y espero que este mensajito tenga el mismo efecto en ti!
  • Eres mi sol, ya que siempre estás ahí dando tu luz en cada paso que doy, desde muy pequeño me has cuidado y eso nunca podré retribuírtelo mamá.

Pensamientos para mamá

  • Cuidar a la madre es una de las cosas que todo hijo, después de haber crecido debe tener entre sus prioridades.
  • La madre se respeta, y se trata con delicadeza tal como las flores de un jardín, que prosperará con cada gota del rocío mañanero.
  • Mi madre una vez dijo: “las cosas grandes inician con pasos pequeños” y cuánta razón tenía. Ahora la extraño a diario.
  • Que hermosa sensación es la de poder abrazar a tu madre, y decirle cuanto la amas. No olvides que debes aprovechar cada segundo con ella, y demostrarle todo tu afecto.
  • Una madre daría lo que fuera por su hijo, incluso si es necesario daría hasta su propia vida. Nunca se debe subestimar el poder del amor.
  • No necesitas diez mil regalos para alegrar a tu madre; únicamente con realizar buenas acciones y mantenerla orgullosa, es suficiente. ¡Es que toda madre quiere ver reflejada la buena crianza en sus hijos!
  • Los sueños de una madre tienen significado, incluso podrían ser premonitorios, ya que una madre, incluso a nivel espiritual siempre está al tanto de sus hijos. ¡Los milagros suceden!
  • No debe existir motivo, o razón aparente que se interponga entre la necesidad que tiene un hijo de ver a su madre. ¡Es como agua para el espíritu!
  • Mantener una sonrisa es inevitable cada vez que vemos a nuestra madrecita querida reír a carcajadas. ¡Son la luz bendita que nos da fuerza para seguir!
  • Podrán existir mil adversidades o infinidad de problemas, pero no hay nada que un buen abrazo y las palabras cálidas de una madre no puedan solucionar.
  • Desde su vientre nos tienen, y nos dan su amor infinito. Luego crecemos, y nos vamos muy lejos, sin darnos cuenta que les partimos el corazón. ¡Siempre pasa tiempo junto a tu madre!
  • Pueden haber mil amores, de diferentes tipos, y cada uno tiene su pureza: el de pareja, de padre e hijo, el amor de tu mascota, o el que sientes al realizar lo que te apasiona. No obstante, el más puro y lleno de gracia es sin duda el que una madre le da a su hijo.
  • Las madres han sido desde tiempos inmemorables esos guías espirituales y terrenales que siempre hemos de amar.
  • La Virgen María fue la madre de Dios, y sufrió ver a su hijo en la cruz. Ese mismo sufrimiento, con tanta intensidad es el que siente una madre hoy en día cuando ve a su hijo por el mal camino.
  • Una verdad indiscutible es que las madres sienten todo lo que le sucede a sus hijos, y presienten lo que va a suceder. Es que no ven con sus ojos, sino que lo hacen con el corazón.

Frases para una madre de corazón

  • Mi corazón ya tiene dueña, así que no me busquen más, es una señora y para mí una doncella. Me ha dado la vida, su gracia y consejos, y no es otra más que mi madre.
  • Madrecita, te deseo lo mejor en todo lo que te propongas, ya que sé que tienes mucha sabiduría y siempre vas a saber que escoger.
  • Amor de mi vida, madre de mi corazón, pronto serás abuela ¡y eso será alegría! ¡Sorpresa!
  • Cuanto te veo partir, se me parte el alma, pero sé que pronto tanto tú, madrecita, como mi padre y yo, nos volveremos a ver y será fantástico.
  • Nada mejor para nosotros que pasarla contigo mamá. En la playa, el campo, ciudad o ¡donde sea! Mientras podamos ver tu sonrisa y grandes ojos brillar.
  • Quiero aprovechar esta oportunidad, para expresarte toda mi gratitud querida madre. Has tenido que cumplir tanto el papel de mamá, como el de papá, que ahora está en el cielo. Sé lo mucho que te esfuerzas, y recuerda que ahí siempre estaré para darte fuerzas.
  • Cuando leas este mensaje, madre querida, espero que brote una sonrisa de tu rostro. Sé que estamos algo lejos, pero recuerda que es solo distancia y que pronto iré a verte. Te amo.
  • Desde muy pequeños nos has cuidado con gran esmero, aun veo en mi mente todos esos lindos momentos junto a mi hermano y yo. No tengo palabras o gestos que puedan ser suficientes para todo lo que haces. Te amo demasiado madre.

Frases bonitas para mamá

Frases para mamá-opt

  • Madre, tu que eres un ángel para mí, no debes de dar todos los días esa sonrisa que tanto aliento da. ¡Es que sin ti no sabría que hacer!
  • Madre, siempre has dado palabras de ánimo, de esperanza y sobre todo de sabiduría para mi formación. Nunca lo voy a olvidar, y mi meta es que seas muy feliz.
  • Que alegría de tener una madre atenta como ninguna, siempre dispuesta a hacer sonreír a los demás y sobre todo, con un gran corazón.
  • Cuanto orgullo siento de ti madre, por haberme criado y formado para ser quien ahora soy: una persona de bien, decidida, y con un futuro prometedor. Todo eso te lo debo a ti.
  • Todos los días son para agradecerle a Dios y a ti, madre por todo el esfuerzo y dedicación que pones en lo que haces. ¡Nos has dado la dicha de tenerte! Y por eso y mucho más, nosotros tus hijos te mandamos un beso y un abrazo. Te amamos.

Palabras para una mamá

  • Madre, hoy te quiero contemplar, pues eres para mí como una escultura o una pintura sagrada enviada directamente desde el cielo.
  • Con cada palabra me has dado una nueva visión de la vida, eso es lo que aportas en mí, querida madre.
  • Las ilustres personas de mi alrededor, siempre me preguntan con gran alegría, que a quien le debo mi formación. Yo muy orgulloso, respondo sin titubeo, que todo lo que yo debo se lo debo a tu corazón. Oh madre querida.
  • Mi mensaje se queda corto, para todo lo que mereces; eres mí hoy, mi mañana y mí siempre, Dios te hizo y sin duda eres sagrada, madre de mi alma. ¡No sabes cuánto te amo!
  • Quisiera que cada segundo junto a ti fuera eterno y nunca envejecieras; te deseo para siempre, querida madre. No sabría vivir sin ti, te amo.

Frases para una madre fallecida que está en el cielo

  • Sé que ya partiste, que estás con Dios y todos los santos, pero quería también decirte, que aun te extraño, y que aunque pasen mil años, siempre lo seguiré haciendo. Te has llevado un pedazo inmenso de alma con tu partida. Te amo madre.
  • Cada noche te recuerdo, no puedo dejar de pensar en ti. Sé que eres esa luz que aun alumbra mi camino, y por eso rezo en todo momento para pronto volverte a ver. Fuiste, y eres mi mayor alegría, madrecita.
  • El tiempo pasa, y no supero tu partida. Es que desquebrajaste mi corazón en mil pedazos, y ya la familia no es lo mismo sin ti. Te amo demasiado, y espero que Dios y la Virgen te tengan en toda su gloria. Amen.
  • Siento que todavía me observas, y por eso en esta vida daré lo mejor de mí. Quiero hacerte sentir orgullosa, y que sonrías mirándome estando al lado de Dios. ¡Te extraño a cada segundo mamá!
  • Me siento aun como un pequeño niño desprotegido y perdido desde que te fuiste. Ahora mis días no son igual, y extraño tu voz, y los latidos de tu corazón cuando te abrazaba a diario. Sé que algún día nos volveremos a ver, en la luz de los cielos. Te amo.
  • Mi corazón se entristece cada vez que recuerdo tu partida. ¡Quiero creer que no es real! Pero así ha sucedido, y los designios de Dios son los más perfectos. Por ello me tranquilizo, y sé que estás en las manos del creador. ¡Es que en vida fuiste milagrosa! Con tus palabras me sanabas, y hoy y cada mañana quisiera darte mi amor. Te lo mando de aquí hasta el cielo, ¡te amo!

Entradas relacionadas

[Votos: 0 Media: 0]